• Las artes gráficas no deberían únicamente dirigirse al papel y a los formatos tradicionales, sino también a la parte digital.

    En este blog combinaremos ambos mundos, hablando de aspectos técnicos, opinativos, de tendencias, de novedades, de realidades etc., que afectan en buena parte a las artes gráficas.

    Con el afán de poder ofrecerte artículos de calidad, hechos por personas ligadas a este sector, te proponemos ser parte de La Prestampa, una trama para artes gráficas, en la que tú serás el protagonista principal.

El color naranja probablemente es uno de los colores más ignorados de la paleta, pero posee una gran personalidad, un talento inigualable, un uso poco convencional, pero con gran carisma y entusiasmo.

A partir de la teoría de Goëthe, lo que vemos de un objeto no depende simplemente del material; tampoco de la luz según dictado por Newton, sino que implicaademás a un tercer elemento importante: la nuestra percepción del objeto.

En este sentido, el estudio de Eva Heller (2007), basado entre cosas en una encuesta realizada a 2000 personas, demuestra que los colores y los sentimientos no se combinan de manera accidental, que sus asociaciones no son cuestión de gusto, sino de experiencias universales profundamente enraizadas desde la infancia en nuestro lenguaje y nuestro pensamiento.

Cuando el ojo ve un color se excita inmediatamente, y ésta es su naturaleza, espontánea y de necesidad, producir otra en la que el color original comprende la escala cromática entera. Un único color excita, mediante una sensación específica, la tendencia a la universalidad. En esto reside la ley fundamental de toda armonía de los colores” – Goethe, Teoría de los colores

¿Naranja, naranjo o anaranjado?

Una de las grandes preguntas acerca del color naranja y que vamos a analizar a continuación. Con tanta peculiaridad, este color no puedo ser ignorado; tiene una gran historia por ser contada. Además, considero que este se trata de uno de los artículos más personales que he tenido el honor de redactar.

El primer artículo sobre el color violeta lo escribí por parte de un proyecto de la capacitación constante que la universidad en la que trabajo nos brinda; tenía que escribir un artículo universitario y busqué un tema diferente y en ese entonces, el PANTONE® del año era el ultravioleta. Y fue el día en el que me di cuenta de que me sentía muy complacida por los colores así fue como surgieron lentamente estos artículos; sin un orden específico, simplemente conforme van surgiendo en la mente. Y entonces, hace unos días empecé a bosquejar este artículo récord tras una acalorada discusión en un foro de arte donde debatíamos acerca de los orígenes del color rojo-amarillo y más en concreto el del naranja propiamente dicho.

La primera pregunta es qué fue primero si el color o la fruta. Para muchos resulta más que evidente suponer que la fruta de el nombre al color; lo cual además vendría siendo bastante peculiar porque no hay ninguna fruta que se llame rojo o verde; aunque si bien la fruta en realidad viene del árbol de Naranjo y su fruto es una naranja, analizando e incluso tomando como referencia el código PANTONE©, nos daremos cuenta que la naranja es un tono amarillento. De ahí derivan las confusiones respecto a las razones que tomaron para nombrar al color y a la fruta.

El color naranja en la Historia del Arte

Así nació en mí la pregunta de dónde surge el color naranja, porque en base a lo que sabemos por la Historia del Arte, no es hasta el Renacimiento donde empiezan a verse en las pinturas el color naranja, sino más bien es una mezcla todavía no muy bien establecida del amarillo y el rojo; sin ser realmente expertos en la materia pero apasionado del arte estábamos concluyendo de que no se veía la baja debido a que no existían las frutas dime y representaciones de ese color en la naturaleza que pudieran los artistas plásticos reproducir; incluso nos dimos cuenta de que teníamos en mente la idea equívoca de que la fruta se originó en el continente americano y que al no haber llegado a las Américas en Europa no lo conocerían y por lo tanto no se reproducirse en sus obras .

Explícitamente en la Edad Media las mezclas eran consideradas una práctica totalmente impura; no estaba bien visto combinar o fusionar ningún tipo de materia, y este concepto se extendía además a la vida cotidiana. Tales actos se relacionaban con lo maligno, se entendían como operaciones perversas que atentaban contra la naturaleza y el orden establecidos en la creación de Dios. Por lo tanto, en el terreno de la pintura, los pigmentos no se mezclarán para proporcionar distintos tonos de color (Pastoureau, 2006).

Sin embargo, con el acceso del internet nos permitió explorar y por principio de cuentas enterrarnos de que la fruta no es del continente americano es asiática y que efectivamente no existían muchos frutos naranjas de donde pudieran los artistas extraen los pigmentos para finalmente general naranja; la teoría del color como la conocemos ahora tampoco era tan explicita y estudiada; si bien es sabido que Leonardo exploró los colores es hasta cuándo Isaac Newton hace su experimento de refractar la luz donde realmente se observado el naranja es un máximo esplendor. Y es que como también mención en el artículo del ultravioleta, además de los de las frutas de color naranja llámese mandarina o naranja per se; tenemos pocos ejemplos de su naturaleza salvaje.

chunking, naranja

En palabras de Eva Heller: “Este color puede proyectar mucha alegría, positivismo, diversión, optimismo, entre muchas otras emociones positivas, sin embargo, también puede llegar a proyectar todo lo contrario y despertar emociones negativas como la desconfianza, los celos, la envidia, la avaricia, el egoísmo.” es evidente que ningún color es perfecto sin embargo podemos denotar que la personalidad del naranja es fascinante.Sin dudar el naranja se trata de aquel color que representa el éxito el ámbito creativo la aventura, un ferviente entusiasmo calor; calidad y anima a las personas que se encuentran en contacto con él a mantener cierto equilibrio, recordando de que se trata de un color secundario y entonces combina armoniosamente la energíadel rojo y del amarillo que lo componen.

El naranja significa entusiasmo y entusiasmo, y cuando es rojizo, denota brío y pasión. Kandinsky afirma que el naranja suscita sentimientos de fuerza, energía, ambición, intrepidez, satisfacción y éxito.

Y continuando, surge entonces otra confusión, ¿color naranja o color anaranjado? es una de las grandes preguntas, y en este caso cuando dudas lingüísticas nada mejor que la RAE para responder: Frecuentemente se usan naranja o anaranjado como sinónimos, si bien el color propiamente dicho es el naranja. Si algo es anaranjado (o naranjado), es que tiene un color semejante al de la naranja, o bien toques o matices de color naranja. Y la respuesta hiela aquí.

Hablando correctamente, el naranja y el enojado no son sinónimos del naranja, son la combinación pura del 50% amarillo y 50% rojo de nuestro círculo cromático, siendo el enojado una tonalidad nada más. Para que se entienda, es como si dijéramos que todos los matices del turquesa son verdes a sabiendas de que también podemos tener matices azules. Es más que nada una cuestión de apreciación pero que sin, pero qué sin dudas el término correcto debe ser naranja.

Goëthe en su libro asocia a la naranja con lo noble. Igualmente podemos decir que es el color de la diversión, de la sociabilidad y de todo lo alegre. El rojo y el amarillo por apartado difieren exageradamente entre ellos para que puedan relacionarse con la diversión en, sin embargo, el naranja se fusiona ágilmente, formando la diversión por sí mismo; recordando además que el color naranja es “incandescente, ardiente y brillante. Es un color sociable”.

  • Se trata del color que le grita al mundo: ¡Se resiliente!
  • Destaca tu carisma.
  • ¡Qué grata personalidad tiene el naranja!

En palabras de Eva Heller: “Conocemos muchos más sentimientos que colores. Por eso cada color puede producir muchos efectos distintos, a menudo contradictorios. Un mismo rojo puede resultar erótico o brutal, inoportuno o noble. Un mismo verde puede parecer saludable, venenoso o tranquilizante. Un amarillo, radiante o hiriente… Ningún color carece de significado. Su efecto está determinado por su contexto y las personas que trabajan con los colores deberían conocer a fondo esos contextos y esos efectos”

FÉNIX. Lápices de color. Lissete Ingelmo. Febrero 2021

A propósito de la ilustración: En las épocas medievales, los colores tenían el poder de conjurar toda una cadena de asociaciones, lo más importante tal vez fuese la correspondencia de sietecolores con los siete planetas: el amarillo u oro pertenecía al Sol, el blanco o plata a la Luna, el rojo a Marte, el verde a Mercurio, el azul a Júpiter, etcétera. La correlación entre los signos del Zodiaco y los planetas fue un esquema posterior, y bastante artificioso, pues significaba que diez de estos signos eran forzados a compartir un color.

Entonces, ¿por qué ilustrar el naranja con un Fénix ? El ave Fénix, (…), es un pájaro mítico de la mitología griega, que se consumía por acción del fuego cada 500 años, pero luego resurgía de sus propias cenizas. Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día ardía. El Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía del huevo la misma ave Fénix, siempre única y eterna. El ave Fénix es muy fuerte, hasta el punto de cargar incluso elefantes.

Según el mito, poseía varios dones, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas. El ave Fénix también tiene el poder de transformarse en un pájaro de fuego, y es del tamaño de un águila. Por su muerte de manera diferente, el ave Fénix se ha convertido en un símbolo de fuerza, de purificación, de inmortalidad y de renacimiento físico y espiritual; y precisamente ese es significado intrínseco del naranja: ser resiliente.

Entre todas las características, los colores nos demuestran que poseen un alto poder comunicativo. Es el naranja un fuerte símbolo de la moderación y de la moderación, tanto como del erotismo o del ímpetu.


Fuentes consultadas

  • El poder del color – María Sandra Cuervo Diez
  • Psicología de los colores: el color naranja – Juan Nuñez
  • Temas para Educación. Revista digital para profesionales de la enseñanza. aspectos psicológicos del color – Federación de enseñanza de Andalucía. núm11 noviembre 2010.
  • Teoría del color – Eva Hallen
  • Diseño integral en comunicación estratégica, forma y color – Kandinsky

Lissete Ingelmo es diseñadora gráfica especializada en Tipografía y docente con casi diez años de experiencia. Su segunda pasión es escribir.

Los artículos o vídeos publicados no reflejan necesariamente la opinión de La Prestampa, sino la de los autores que los firman.

familias tipográficas

  • Lissete Ingelmo es diseñadora gráfica especializada en Tipografía y docente con casi diez años de experiencia. Su segunda pasión es escribir.

La Prestampa no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas en los comentarios, reservándose el derecho a eliminarlos en caso de no cumplir con las normas básicas de educación y respeto. Si es tu primer comentario, éste permanecerá pendiente de aprobación hasta que nuestro equipo lo revise.

Escribe aquí tu comentario

  • Nombre *

  • email *

  • Sitio web (Opcional)

  • Mostrar comentarios

  • Send this to a friend